Este fraude deja un agujero de alrededor de 50.000 millones de euros en las arcas públicas, según cálculos de la Comisión. Estima que el nuevo sistema contribuirá a reducir el fraude en el impuesto sobre el consumo hasta un 80%. “Actualmente el sistema de IVA está demasiado fragmentado en Europa y es demasiado propenso al fraude”. Bruselas quiere que cuando una empresa venda a otra dentro del continente, en las llamadas operaciones transfronterizas, el gravamen de IVA que se aplique sea el del país donde se encuentre el comprador, en lugar del tipo establecido en el del vendedor, como venía sucediendo hasta ahora. Eso quiere decir que si una sociedad exporta a una decena de países de la UE, puede darse el caso de que sus productos se graven con diez tipos de IVA direfentes. Fuente: Síntesis Diaria,...