el impuesto sobre servicios digitales, conocido como tasa Google. España toma así la delantera en las negociaciones que encabeza la OCDE para diseñar un impuesto global. Pero, ante la presión de EE UU, que ha amenazado con aranceles a los países que graven a sus tecnológicas, aplaza el cobro a final de año, cuando la OCDE prevé tener lista su propuesta. “No se trata de una suspensión del impuesto, sino simplemente de una liquidación a final de año”, dijo este lunes la vicepresidenta Nadia Calviño. Se prevé que el Ejecutivo apruebe también este martes la tasa sobre transacciones...