(CIAE) denuncia que la economía sumergida afecta principalmente a pymes y autónomos que “pagan religiosamente sus impuestos” y provoca que se sobrecargue impositivamente a quienes cumplen con las normas fiscales. CIAE ha manifestado a través de un comunicado que la economía sumergida es una “lacra” y que supone un reto para el nuevo Gobierno, porque este tipo de economía “crea distorsiones importantes en la economía real, reduciendo los ingresos con los que el Estado financia los servicios públicos, las pensiones y los incentivos que necesitan los colectivos que cran empleo y ponen en marcha sus actividades económicas”.   Fuente: Síntesis Diaria,...