El patrimonio neto de las familias ha caído entre 2007 y 2015 desde los 7,21 billones de euros hasta los 5,59 billones, un descenso del 22% según los datos que maneja el Banco de España y que descuentan la deuda acumulada. En términos de renta, esos 1,61 billones desaparecidos suponen tres veces lo que ganan las familias en un año. Estas minusvalías se achacan, sobre todo, al estallido de la burbuja inmobiliaria y la caída del valor de la vivienda. En cambio, la riqueza financiera de las familias ya se está recuperando y se encuentra, incluso, en niveles superiores a 2007. Fuente: Síntesis Diaria,...