Textos como los que contienen la regulación anticontaminación de Madrid y Barcelona, la moratoria a la apertura de nuevos bares en Málaga o las múltiples reglamentaciones municipales sobre patinetes eléctricos ha ocupado el espacio abandonado por la escasa actividad legislativa nacional y autonómica. Los jueces son especialmente exigentes con la regulación municipal. “En materia tributaria, por ejemplo, hay numerosísimas sentencias que tumban tasas porque dicen que el informe económico-financiero era insuficiente o inválido. Y eso no lo vemos en normas de rango superior”. Este argumento sirvió para que en mayo del pasado año, la justicia anulara la tasa municipal con la que el Ayuntamiento de Valencia quería cobrar a las compañías eléctricas y otras energéticas por el uso del espacio público para el cableado de la luz, el gas o el agua. Las ordenanzas fiscales o urbanísticas, por afectar a dos materias especialmente sensibles, cuentan con un procedimiento específico de aprobación.   Fuente: Síntesis Diaria...