Francia se lanzará, en un futuro próximo, a una economía circular concentrada en reducir sus desechos y la producción excesiva-y por tanto contaminante- y en aprovechar mejor lo ya fabricado. Se prevé entre otros la imposición de un “índice de reparabilidad” de los aparatos eléctricos y electrónicos para que el cosumidor pueda elegir, si quiere, un aparato que sea más fácil reparar que otro. También se creará un bonus malus que permitirá a los productos que son menos contaminantes reducir su precio hasta un 20%, a la par que se reforzará el principio para las empresas de que “quien contamina, paga” y se obligará colocar en los productos un logo que especifique  cómo deben ser correctamente reciclados los desechos. Fuente: Síntesis Diaria,...