Traspaso progresivo de las pensiones no laborales, es decir, las de viudedad y orfandad, a los Presupuestos Generales del Estado. Una medida con la que, según sus cálculos, el sistema de pensiones volvería a entrar en superávit hasta el año 2038. No obstante esta medida resolvería el problema durante unos 20 años. La segunda propuesta sería ampliar la base de cálculo de la pensión a toda la vida laboral y no solo a los últimos 20 años cotizados; establecer un equilibrio intergeneracional; o informar al trabajador sobre la pensión futura estimada, como están haciendo otros 10 países de la Unión Europea. De esta última propuesta se ha hablado mucho en los últimos años en España pero nunca ha llegado a ver la luz. La última idea es instaurar un sistema de capitalización por defecto en las empresas (llamado técnicamente como soft compulsión) siguiendo el ejemplo de otros países que lo han implantado recientemente, como Reino Unido. Un sistema con el que la empresa aportaría un 2% del salario (a deducir de las cotizaciones) y el trabajador aportaría otro 2% (aunque vendría establecido por defecto no sería obligatorio, sino voluntario). Fuente: Síntesis Diaria,...