Supondrá una pérdia de recaudación de más de 100 millones de euros anuales, según un comunicado. Considera que esta medida “no es oportuna” porque dificulta el cumplimiento de déficit para “favorecer el juego” y a algunos agraciados. El pasado año, el impuesto sobre la lotería recaudó 482,4 millones de euros. Además, defiende que 40.000 euros es una renta “significativa” para tributar con ella, como hacen el 92,3% de los declarantes del IRPF, que son los que suman unos ingresos anuales inferiores a esa cifra. Asimismo, advierten de que las empresas de juego privado podrían reclamar una tributación equivalente para sus premios, “lo que supondría otro agujero en la recaudación de las arcas públicas”. Fuente: Síntesis Diaria,...