Debido a la reestructuración del sector bancario español, que continúa reduciendo la red de sucursales repartidas por todo el territorio, especialmente en los municipios más pequeños. Así lo asegura el análisis realizado por el director adjunto del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), que indica que en 2017 operaban en España 27.320 oficinas de entidades de depósito. Los colectivos más afectados por el cierre de oficinas son las personas mayores y con menor cultura financiera. Castilla y León es la comunidad con mayor porcentaje de poblaciones sin oficina bancaria, mientras que prácticamente todos los municipios de Murcia y Baleares tienen, al menos, una sucursal. El IVIE señala que es importante que tanto las entidades financieras como las administraciones públicas implementen medidas para evitar la exclusión financiera. Fuente: Síntesis Diaria,...