para los principales afectados por la crisis económica y sanitaria provocada por el coronavirus Covid-19. Parece claro que cualquier decisión en materia de alquiler, señalan desde el ministerio, tendrá presente a las pymes y autónomos. Una de las posibilidades es la suspensión del pago del arrendamiento en los casos en los que el negocio haya sufrido una caída en sus ingresos o ventas de al menos el 40%, siguiendo así la estela de la moratoria hipotecaria recogida en el real decreto. Otra de las posibilidades que hay sobre la mesa es fijar una moratoria en el alquiler de las viviendas propiedad de personas jurídicas, en muchos casos grandes tenedores con un parque de miles de casas. En cuanto a los pequeños propietarios, se estudia ofrecer una moratoria o suspensión para las familias afectadas por la crisis del Covid-19 sin que esto suponga un perjuicio para los pequeños tenedores. Lo más complicado de esta posible medida es establecer quiénes son los propietarios que pueden afrontar una tregua de las mensualidades sin ver dañada su situación financiera. Fuente: Síntesis Diaria,...