El tribunal afirma que los registros del tacógrafo son documentos oficiales que tienen efectos jurídicos-penales. La Sala condena a seis meses de prisión y al pago de una multa de 1080 euros por un delito de falsedad documental, en la modalidad de simulación, a un camionero que colocó un imán en la parte metálica del sensor de movimiento del tacógrafo, que generaba registros de inactividad cuando en realidad estaba en funcionamiento.       Fuente: Síntesis Diaria,...