El trabajador, operativo de reparto de Correos, retuvo hasta en siete ocasiones envíos postales de tarjetas bancarias de diversos clientes. A la conducta imputada le faltaba el requisito de culpabilidad atendiendo al trastorno de ludopatía del trabajador. Aunque se puede considerar que era consciente de sus actos, capaz de planificarlos y ejecutarlos premeditada y sistemáticamente, no es este el reparo que se pone a su conducta, sino el hecho de que la ludopatía anule la inhibición de las conductas indebidas, debido a la compulsión invencible que genera. Fuente: Síntesis Diaria,...