Puesto que, según alerta, las compañías están integrando premios en su base imponible para aplicar ventajas fiscales y reducir hasta tres veces el tipo efectivo. En concreto, según explica el colectivo, los premios superiores a 2.500 euros cobrados por los particulares están gravados al 20%, mientras que las compañías lo integran en la base imponible y tributan la tipo nominal, que generalmente es del 25% antes de las deducciones. En caso de que la sociedad esté en números rojos, podría llegara no tributar. Así ha alertado de que los premios de Loterías pagados a las Sociedades se han disparado hasta superar, de enero a octubre de 2017, los 86 millones de euros, “lo que supone multiplicar por nueve lo recaudado en el mismo período de 2016”. Gestha avisa de que con esta maniobra las empresas “agraciadas” podrían estar blanqueando capitales. Fuente: Síntesis Diaria,...