Una comunidad de vecinos puede prohibir la apertura de un bar, restaurante o cualquier otro negocio ruidoso en los locales del edificio. Así lo contempla una sentencia de la Audiencia Provincial (AP) de Barcelona, que entiende que los propietarios de un bloque pueden modificar los estatutos comunitarios para “evitar actividades dañosas para la finca o sus vecinos”, aclara el dictamen. Fuente: Síntesis Diaria,...