La razón es la aplicación de la normativa de la Comisión Europea de 2009 que ya acabó en septiembre de 2012 con la bombilla incandescente y que hará lo propio con los halógenos domésticos en 2018. Frente a estos, se refuerza la producción de unas luces que aumentan su vida útil hasta las 75.000 horas, los leds, con lo que el sector de la iluminación pretende sobreponerse a los 6.800 puestos de trabajo perdidos que prevé la Comisión. Fuente: Síntesis Diaria,...