La velocidad máxima permitida en todas las carreteras convencionales, en las que se produce la mayoría de los accidentes mortales. La medida afecta a unos 7.000 kilómetros de vías en las que hasta ahora se permitía circular a 100 por tener un arcén de 1,5 metros. Esta es la primera de las reformas previstas para 2019 con el objetivo de reducir la siniestralidad en carretera. La medida supondrá reducir la velocidad en todas las carreteras secundarias, aquellas de un único carril por sentido y sin desdoblar. Además de reducir la velocidad de los turismos, la media afecta también a autobuses, furgonetas y camiones, que tendrán que circular a 80 kilómetros por hora, en vez de los 90 actuales. Fuente: Síntesis Diaria,...