La medida se aplicará desde el próximo 1 de enero y hasta finales de 2022 y quedará restringida a la industria y, dentro de ella, a los puestos de trabajo vinculados a la cadena de producción. La decisión del Ejecutivo de mejorar solo las condiciones al sector de la industria ha generado cierto malestar en el seno de las patronales y los sindicatos, que interpretan la medida como un agravio para el resto de sectores productivos. Aunque aún quedarían algunos flecos pendientes, representantes de empresas y de trabajadores recibieron la semana pasada la última propuesta del Gobierno, que podrían pasar por el Consejo de Ministros el próximo viernes. Una de las condiciones que el Ejecutivo pretende fijar para impulsar la contratación indefinida es que la empresa que se acoja cuente, en el momento de la solicitud, con un 70% de empeo indefinido en su plantilla. Ese ha sido un punto de fricción entre el Ejecutivo y las patronales. Fuente: Síntesis Diaria, ...