como la flexibilidad fiscal y laboral para las empresas afectadas por el coronavirus. Las principales organizaciones del sector afirman que las reservas hoteleras están bajando y temen el efecto negativo que las limitaciones al turismo internacional puedan tener en el nivel de ocupación de Semana Santa. La CEHAT ha pedido el aplazamiento de los pagos a la Seguridad Social por un periodo no inferior a tres meses, sin recargos ni intereses, a todo el sector hotelero ante la alerta sanitaria. Para garantizar la liquidez de las empresas, ha solicitado también el aplazamiento en el pago de impuestos de carácter local, como el IBI, el IAE o las tasas municipales. Asimismo, la patronal exige al Estado un paquete de medidas y desaconseja nuevos impuestos. Los hoteleros también piden que se aplacen durante al menos un año las tasas turísticas de ámbito local y regional. Fuente: Síntesis Diaria,...