El establecimiento de un gravamen a los beneficios de las empresas en el extranjero apenas incrementaría un 1,25% la recaudación tributaria, según cálculos  del despacho especializado en abogacía de los negocios. En concreto, un 95% del dividendo procedente del extranjero está exento, lo que significa que sólo tributa el 5% de éste, por lo que si finalmente el tipo impositivo es del 25%, el efecto en cuota es 1,25% del dividendo total. Fuente: Síntesis Diaria,...