pese a que la presión regulatoria actual ha llevado el consumo de cigarrillos a mínimos históricos, con una caída de las ventas del 52% desde la entrada en vigor de la norma en 2005. Es una cifra que coincide, además, con la evolución de las ventas, de acuerdo con los datos del mismo organismo. En 2005 se vendieron 4.634 millones de cajetillas y en 2019 ese volumen se redujo a únicamente 2.242 millones, con una tendencia de descenso imparable. El ministro de Sanidad comparece mañana en el Congreso, para anunciar el endurecimiento de la legislación. Sanidad alega que hay un repunte del consumo pero los datos dicen lo contrario. El año pasado hubo un repunte excepcional por la caída del tráfico...