Los rumores sobre su muerte podrían haber sido exagerados. Más alllá de la reticencia de algunas sociedades  a olvidar los billetes y las monedas, pagar en efectivo sigue siendo el método más eficicente en términos de coste y rapidez cuando se acude a un comercio físico. Además, el efectivo sigue dotando a los ahorradores de un activo para diversificar su riqueza líquida y no depender de un intermediario. En cuanto a la eficiencia de costes y velocidad, según publica el Bundesbank, los pagos en efectivo hasta 50 euros son más rápidos y baratos que los que se realizan con tarjeta PIN o con firma. El estudio llega a la conclusión de que “todavía es el método más rápido y efectivo en términos de costes para los pagos  en un punto de venta”. Fuente: Síntesis Diaria,...