en un entorno de bajos tipos de interés. El mercado residencial entró en 2019 en una nueva fase de consolidación, y 2020 confirma esta tendencia. Tanto el valor de los pisos como el número de compraventas se frenaron a cierre de 2019. Los alquileres, en cambio, subieron con fuerza en grandes capitales (aunque a menor ritmo que antes). Este buen comportamiento eleva la rentabilidad combinada de la vivienda (que mide el rendimiento por el alquiler más las plusvalías a 12 meses por el incremento del precio de venta del piso), cuyo rendimiento asciende al 9,6% de media en España, según los datos de urbanData Analytics (uDA), empresa especializada en big data dedicada al conocimiento en tiempo real del mercado...