Según la decisión judicial la cláusula por la que los progenitores comprometían su propia vivienda para el pago de la hipoteca de su hijo es abusiva y nula, lo que supone que quedan liberados de toda responsabilidad en caso de impago, y que podrán disponer de la vivienda sin ningún tipo de restricción. La sentencia del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Estella puede inicar una nueva oleada de reclamaciones de consumidores. Fuente: Síntesis Diaria,...