Es excesivamente laxa y quedará al arbitrio de los empresarios en muchos centros sin representación sindial. Los sindicatos dudan de que su implementación pueda realmente llevarse a cabo, dada la poca concreción de la norma y la falta de control interno en muchos centros de trabajo. “Si no hay representación sindical y por tanto control interno en la empresa, y no se refuerza la Inspección de Trabajo, va a quedar al arbitrio del empresario, lo que resultará en un cumplimiento meramente formal y no material”. Fuente: Síntesis Diaria,...