En aras de que el consistorio valenciano “recupere el control” sobre este tipo de alojamientos. “Se ha acabado comprar un piso para hacer negocio. Se ha acabado hacer negocio con viviendas que deben cumplir un uso residencial y no lucrativo”. Así de tajante se ha mostrado la concejala de Desarrollo Económico y Turismo. La letra de la iniciativa, cuya forma jurídica será una enmienda a la Ley de Turismo de la Comunidad Valenciana, establece que “tan solo se podrán inscribir en el Registro de Viviendas Turísticas de la Generalitat los inmuebles que cuenten con la previa obtención del informe urbanístico de compatibilidad que permita dicho uso que establezca cada ayuntamiento”. Por consiguiente, el consistorio tendrá que dar su consentimiento, cosa que sólo se producirá si, de acuerdo al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el inmueble en cuestión está ubicado en la planta baja o en el primer piso de su edificio. Fuente: Síntesis Diaria,...