que implica un fuerte aumento de los tipos que se aplican actualmente sobre la compra de un turismo. La Asociación de Fabricantes de Automóviles (Anfac) ha realizado un análisis del impacto que tendría la reforma: las compras descenderían entre un 10% y un 13% y el precio de los coches actuales aumentaría de media 1.100 euros, lo que supone un 6% más. Fuente: Síntesis Diaria, S.L.