En el caso de prestación de una actividad profesional que requiere un muy elevado nivel de kilometraje, la opción por un vehículo de fiabilidad y seguridad contrastada no se muestra como desproporcionada. Una sociedad dedicada a las peritaciones de siniestros consiguió que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León admitiera la deducción del 100 % de las cuotas de IVA soportadas por un BMW, así como su amortización en el impuesto de sociedades. Fuente: Síntesis Diaria,...