La Reserva Federal (Fed) ya lleva cuatro meses reduciendo balance y subió tipos en tres ocasiones en 2017. En otras palabras, está recargando su arsenal para afrontar la próxima crisis económica en un momento en el que el ciclo de EEUU ya ha pasado a la fase más madura. El BCE tan solo ha anunciado el repriegue y para muchos analistas no se espera que comience a subir tipos y deje de comparar activos hasta 2019. Demasiado tarde para tener munición suficiente ante la próxima recesión. Además los expertos anticipan dificultades para reducir balance  llegado el momento, “nadie querrá comprar bonos soberanos”.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.