Dado el escaso margen temporal que habrá disponible una vez que se forme Gobierno. Por ello, gran parte, posiblemente la totalidad, de las subidas fiscales que había planteado para este año se quedarán sin ejecutar, aplazada hasta 2020. Sin embargo, no todos los cambios tributarios requerirían la Ley de presupuestos para ser aprobados. En su momento, el Ministerio de Hacienda indicó que, por ejemplo, la equiparación fiscal del gasóleo con la gasolina, con la que el Gobierno quiere obtener unos 670 millones anuales, será uno de los primeros proyectos legislativos que el Ejecutivo lleve al Congreso de los Diputados en esta XIII Legislatura. Además, otra medida que no depende de los presupuestos es la creación de nuevos impuestos. Tal y como anunció a través de la actualización del Programa de Estabilidad, Moncloa no renuncia a activar los tributos a las operaciones digitales y a las transacciones financieras, es decir, las tasas de Google y Tobin.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.