Según confirma un estudio de la OIT que apunta a la industria textil como el sector donde más puestos se destruirán. “Los países cuya ventaja competitiva son los salarios bajos necesitan reposicionarse, porque el precio ya no es suficiente”. El informe afirma así que los trabajadores deberían ser formados para que puedan trabajar en las nuevas líneas de producción digitalizadas .Las previsiones son especialmente negativas en las zonas en las que la especialización ha avanzado más: en las plantas de confección de ropa y calzado en la región, se calcula que están en riesgo un 64% de los puestos en Indonesia, el 86% en Vietnam y el 88% en Camboya.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.