Como consecuencia de las reformas de pensiones de 2011 y 2013, con las que se retrasó la edad de jubilación a los 67 años, se cambió la forma de revalorización de las pensiones y  se introdujo el llamado factor de sotenibilidad, entre otras medidas. Así lo refleja un estudio de Analistas Financieros Internacionales (Afi) presentado este jueves en la sede de Unespa y realizado por encargo de la Asociación Empresarial del Seguro. En el estudio se afirma que las rentas vitalicias podrían contrarrestar estos efectos negativos al generar una demanda interna que proteja el empleo y el crecimiento económico.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.