Un 6,6% más que en el mismo mes de 2017. Los ingresos por IRPF hasta abril crecieron un 6,4%. Los ingresos por retenciones del trabajo y actividades económicas, que son el principal componente del impuesto, también crecieron en ese entorno (6,5%). Los ingresos en el Impuesto sobre Sociedades disminuyeron un  22,9% hasta abril. En términos homogéneos, en cambio, los ingresos aumentarían un 3,3%. La razón de esta discrepancia se encuentra en el peso que están teniendo este año las devoluciones realizadas. Las medidas de los ingresos por IVA no afectadas por los cambios normativos y más ligadas a la coyuntura reciente señalan que el crecimiento del impuesto está en el entorno del 4%. En lo que va de año los ingresos por Impuestos Especiales disminuyen un 0,6%. De nuevo la caída en el Impuesto sobre Labores del Tabaco, junto con la del Impuesto sobre el Carbón, lastraron los resultados en el mes de abril (-1,1%).

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.