Según los datos de la Agencia Tributaria (AEAT), la recaudación sufrió en abril su mayor bajón desde 2013, quedándose en unos 20.886 millones de euros. Según indican desde el Ministerio de Hacienda, la reducción de ingresos citada esta causada, especialmente, por cuestiones de calendario generadas por la celebración de fiestas autónomicas en el 22 del pasado mes de abril, último día del plazo general de presentaión de las declaraciones tributarias establecido en España. Esta circunstancia supuso que, en ocho comunidades autónomas, el plazo de abono de los tributos se retrasara hasta el 23 de abril y, con ello, que parte de los ingresos, unos 5.502 millones que se tendrían que haber contabilizado en abril, pasasen a mayo. “una situación similar a esta se vivió en abril de 2014”, indican.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.