El impuesto aportó en términos presupuestarios 13.145 millones en 2014, según un informe publicado por Hacienda el viernes pasado. Supone un 2,4% más que el ejercicio anterior. El hecho de que grave la mera tenencia y no la compraventa de inmuebles ha permitido que la recaudación sorteara el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. En el ámbito autonómico, llama especialmente la atención que el ITP y AJD ha registrado prácticamente la misma evolución que el IBI, pero a la inversa. En 2004, el ITP y el AJD- que gravan la compraventa de vivienda y la formalización de préstamos hipotecarios, respectivamente – aportaron más de 12000 millones y, actualmente, la recaudación se limita a 6.561 millones. Supone un descenso de casi el 50%.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.