Ha tocado techo, según la encuesta de gestores de fondos de BofAML, donde solo el 1% de los encuestadoss apuesta por un fortalecimiento del crecimiento económico en los próximos doce meses, mientras crece el consenso que apunta por que la próxima recesión tendrá lugar en la primera mitad de 2020. Cuestionados sobre cuál es el principal riesgo capaz de provocar un trastorno significativo de la economía, los inversores se decantan en primer lugar por la amenaza de la guerra comercial (31%), por delante del riesgo de un error “hawkish” por parte de la Fed y/o el BCE(26%) y del peligro de una crisis de deuda en la zona euro  o los mercados emergentes (23%). Asímismo, han expresado su preocupación por el alto endeudamiento de las empresas, con un récord del 42% de los encuestados opinando que las compañías sestán sobreendeudadas, por encima del 32% del máximo registrado en 2008.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.