Cada vez más voces recomiendan fomentar productos de ahorro complementarios ante la situación de las pensiones públicas. Sin embargo, la crisis económica ha limitado y mucho las posibilidades de aportar dinero a sistemas de previsión social. Los últimos datos de la Agencia Tributaria reflejan que 2,8 millones de contribuyentes rebajaron su factura fiscal por realizar aportaciones a planes de pensiones en 2014, un 34,6% menos que en 2007. Solo el 14,5% del total de contribuyentes se benefició de la reducción fiscal por destinar dinero a un sistema privado de previsión social. En 2007, el porcentaje alcanzaba el 23%.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.