“La Administración debe probar que se utilizó, no simplemente la instalación”, ha subrayado el Juazgado de lo Contencioso-administrativo número 1 de Segovia, que ha retirado la sanción impuesta a una conductora que , según la denuncia, “había utilizado mecanismos de detección de cinemómetros”. La sentencia es “la primera que se produce en España en este sentido”, destaca Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que marca un punto de inflexión. Aunque el dictamen del juez no solo utiliza ese primer argumento -diferenciar entre el uso y la instalación- para anular la multa. El magistrado recalca que la administración no ha acreditado que el aparato colocado en el vehículo fuese “capaz de detectar radares”.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.