El Parlamento Europeo propone una serie de medidas obligatorias para los automóviles nuevos a partir de 2022. Los dispositivos supondrían una mejora significativa en la seguridad de los automóviles al incluirse entre ellos ayudas tan valiosas como la frenada de emergencia automática o el control de la presión de los neumáticos. Pero más allá de los propios vehículos, la UE pretende poner coto a los hábitos peligrosos de los conductores, como son el consumo de alcohol, las distracciones y los excesos de velocidad. En esta línea sería obligatorio el control inteligente de crucero, que ajustaría la velocidad a la señalización de la vía, además de mantener la distancia de seguridad respecto a los vehículos precedentes. Las posibilidades de cometer excesos se verían reducidas de este modo al mínimo, con los efectos que la medida pudiera acarrear para la recaudación de las arcas públicas en concepto de sancioness de velocidad.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.