Por debajo del 7%, según el informe anual sobre empleo de la Comisión Europea. A pesar de la recuperación en la mayoría de los países miembros, Bruselas señala tres “excepciones notables”: Francia, Italia y España. Esos tres de los cinco grandes concentran más de la mitad de los desempleados de la UE. La Comisión da un toque a España y a Italia por la escasa eficiencia de sus transferencias sociales para reducir el riesgo de pobreza. El otro gran problema que afronta la UE es que el empleo temporal ha dejado de ser “un trampolín hacia le indefinido”.