El gasto en desempleo fue en 2017 de 17.474 millones de euros, la cifra más baja desde 2007. Frente a 2009, con un número similar de desempleados, el importe del gasto en prestaciones ha caído un 44%. La principal diferencia entre uno y otro ejercicio se debe a la diferete tasa de cobertura. Mientras que el pasado año, sólo el 58,6% de los parados percibía un subsidio, en 2009 tenía este derecho el 80% de los mismos. En este mismo sentido, hay que destacar que ahora más de la mitad (el 56%) de los que perciben una prestación, la reciben asistencia, es decir, no vinculada a haber tenido un empleo anteriormente. El paro de larga duración ha hecho que muchos desempleados agoten sus prestaciones contributivas (habitualmente de mayor cuantía) y les obligue a pedir un subsidio asistencia. En 2009, el porcentaje de parados con prestación asistencia era del 30%.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.