Uno por los abusos en la contratación temporal; y el otro por los excesos en la jornada de quienes están contratados a tiempo parcial. El primer paso consistirá en un envío masivo de cartas a las empresas de las que se asospecha que pueden estar quebrando la ley. Después, sino se regulariza la situación, llegará la visita de la Inspección de Trabajo. Se reeditan así las acciones de 2018, que se saldaron con el afloramiento de 70.000 fraudes laborales. Las dos campañas que se pusieron en marcha en el verano del año pasado tuvieron un resultado dispar. La desarrollada contra la temporalidad logró que de las 80.529 situaciones  de posibe fraude detectadas se regularizaran el 76%. En camibo, en los 50.302 potenciales abusos de jornada  se regularizó la situación del 17,5% de trabajadores afectados.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.