Así, tras siete años consecutivos de incrementos constantes de la edad real de jubilación (entre 2007 y 2013), esa senda se interrumpió en 2014. Un año antes entró en vigor el retraso progresivo de la edad legal de jubilación, que no está teniendo, de momento, el efecto deseado por los reguladores del sistema -que es aumentar la edad de jubilación real para que los trabajadores contribuyan más años y cobren menos años pensión-. Y esto ocurre debido al aumento que están experimentando los retiros anticipados y parciales, que están tirando con fuerza hacia abajo de la edad real. Junto al aumento de las jubilaciones antes de la edad de retiro, hay otro factor importante que está frenando elevar la edad  de jubilación real. Se trata del escaso éxito que están teniendo las dos modalidades que permiten seguir trabajando más allá de la edad legal de retiro.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.