La reforma del RETA hará cotizar más a buena parte del colectivo, pero otorgará mayores prestaciones. “Una de las enseñanzas de esta crisis es la desprotección de los autónomos, eso va a cambiar”, aseguran añadiendo que necesariamente esto tiene que ir acompañado de una cotización del colectivo en función de sus ingresos, “algo que ya sucede en muchos países de la Unión Europea” Esto quiere decir que el nuevo sistema de aportaciones de los autónomos a la Seguridad Social preverá mayores niveles de cotización, pero también recogerá mayor volumen de cobertura para aquellos que se vean obligados a cesar su actividad, o para los que se jubilan y pasan a depender de la pensión.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.