Entre ellas, destaca la supresión de la predeclaración en papel que los contribuyentes podían descargarse del modelo cumplimentado de declaración, pero sin confirmar, y llevaría al banco para su presenciación, según fuentes conocedoras del nuevo procedimiento de la Agencia Tributaria. Este modo de hacer la declaración era minoritario, lo utilizaron unas 350.000 de los más de 19 millones de declaraciones, y provocaba problemas de duplicidad y retrasos en el pago o devolución del IRPF.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.