En virtud de la circular 6/2016 del Banco de España, en vigor desde octubre, las entidades de crédito y los establecimientos financieros de crédito que vayan a cancelar o reducir el flujo de financiación a sus clientes pymes o trabajadores autónomos no solo están obligadas a informarles con un preaviso de tres meses sino que también deberán emitir para ellos de forma gratuita este rating de riesgo crediticio. Al resto de clientes interesados en obtener esta información, sin embargo, las entidades podrán aplicarles la tarifa que consideren oportuna. Y las diferencias son notables. De una entidad a otra, el precio puede multiplicarse por cinco. La banca cobra desde 116 a 500 euros.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.