que arranca el próximo 1 de abril. Instan al Ministerio a seguir el ejemplo de Haciendas forales como las de Guipúzcoa y Álava alargando el plazo ante la incertidumbre de la duración de la pandemia y de las medidas de confinamiento puestas en marcha bajo el estado de alarma. “Teniendo en cuenta que en julio los asesores están centrados en las declaraciones del Impuesto sobre Sociedades y que agosto tradicionalmente es un mes vacacional también para la asesoría tributaria”, añaden, lo ideal sería dar margen adicional, así como permitir que los autónomos puedan renunciar al sistema de módulos antes del 20 de abril.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.