No solo tiene implicaciones para los inversores profesionales que operan en el mercado mediante la compraventa de acciones de grandes empresas. Los ahorradores de planes de pensiones también sufrirán las consecuencias de una decisión que, en teoría, debería servir para financiar el sistema público de pensiones. Según los cálculos realizados por Inverco, los fondos de pensiones verían mermada su rentabilidad a largo plazo en casi un 6%. En concreto, sus análisis reflejan que los fondos de pensiones sufrirían un impacto negtivo del 5,6% a 25 años.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.