Según los últimos datos publicados por la OCDE, los trabajadores bajo el paraguas de la negociación de colectiva han caído desde el 51,4% de 1960 hasta el 32% actual, mínimos históricos de los países desarrollados. En el caso de España, donde todavía se encuentra en el 83%, la caída ha sido de casi 10 puntos porcentuales desde el 92% de 2012-2013. La fuerte presencia de los sindicatos en la industria no se ha trasladado al sector servicios, cuando éste ha ido ganando peso dentro del empleo. La tecnología hace cada vez menos necesario el factor trabajo en la industria, que a su vez ha sufrido la deslocalización hacia países con unos costes laborales más bajos.

 

 

 

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.