Hasta alcanzar los 722,2 millones de euros en el pasado ejercicio, mientras que el cobro de intereses ha caído desde 2012 un 36%. El Ejecutivo expone una evolución positiva, creciente año a año, en las cantidades cobradas por recargos y sanciones, mientras que en el caso de los intereses la situación es justamente la contraria. Desde 2012 la evolución es negativa, con la única salvedad de un año, 2016, en el que estos fueron superiores a los cobrados el año anterior.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.