El pasado sábado, el último BOE del año publicó hasta siete reales decretos con medidas fiscales que suman más de 1.000 páginas con cambios tributarios. Sin embargo, no se incluyó la ya tradicional prórroga anual del impuesto sobre el patrimonio. Así, el 1 de enero de 2018 desapareció virtualmente el impuesto sobre el patrimonio en España. Eso dice la legislación vigente. Los contribuyentes afectados por este tributo no deben cantar victoria. Hacienda tiene margen para rectificar. La idea del Ejecutivo es incluir la prórroga del impuesto sobre el patrimonio en los Presupuestos Generales que se aprobarán en la primera mitad del año si logran los apoyos parlamentarios suficientes.

Fuente: Síntesis Diaria, S.L.